Menú

Publica tus artículos en PARQUE EMPRESARIAL y gana visibilidad

¿Cómo combatir la Legionella en empresas y hogares?

¿Cómo combatir la legionella en empresa y hogares?
- 4 minutos de lectura -

La legionella en las instalaciones de agua caliente sanitaria

La amenaza de la legionella se sigue subestimando. Todavía no mucha gente sabe los estragos que esta peligrosa bacteria puede causar en el cuerpo humano. Mientras tanto, la posibilidad de que se produzca puede minimizarse eficazmente: sólo hay que aplicar las soluciones adecuadas para que el miedo a la legionelosis sea cosa del pasado.

Cómo reconocer una infección por legionella. Cabe recordar que la infección por la bacteria puede producirse por el contacto con el agua utilizada para la higiene diaria.

En particular, el baño o la ducha pueden acabar con un invitado no deseado que entra en nuestros pulmones. Un cubículo cerrado, la alta humedad y la formación de aerosoles de agua facilitan la entrada de bacterias en el sistema respiratorio, lo que puede provocar la peligrosa enfermedad de la legionelosis.


¿Qué es un suministro de agua caliente seguro?

suministro de agua seguro

¿Qué se puede hacer para evitar este peligro? Evidentemente, existen requisitos legales que pretenden eliminar, entre otras cosas, la bacteria de la legionella de la vida cotidiana.

Las condiciones técnicas que deben cumplir los edificios y su ubicación, estipula que una instalación de agua caliente debe garantizar que la temperatura del agua en los puntos de uso no sea inferior a 55°C ni superior a 60°C y debe poder subir periódicamente hasta una temperatura no inferior a 70°C. Sin embargo, sabemos por experiencia que incluso asegurar la correcta circulación y temperatura del agua en el sistema de suministro de agua no proporciona suficiente protección contra el desarrollo de la bacteria Legionella en los sistemas de agua caliente y fría domésticos.

La calidad del agua destinada al consumo humano impone a los administradores de edificios de residencia colectiva y de centros de salud la obligación de realizar pruebas en el sistema de agua caliente para detectar la presencia de la bacteria Legionella y, si se detecta, desinfectar el sistema.

La llamada desinfección de choque del sistema de abastecimiento de agua es ineficaz a largo plazo, ya que una de sus desventajas más importantes es la falta de eliminación de la biopelícula extremadamente resistente a la desinfección, por lo que se aconseja realizar una correcta desinfección con empresas con empresas especializadas en el control de legionella


¿Qué es el biofilm?

Legionella en el agua

Cuando la circulación del agua caliente no cubre todos los puntos de uso, las tuberías que conducen a los puntos de uso no circulados y menos utilizados se convierten en un depósito de agua estancada y en un caldo de cultivo natural para las bacterias. Esto conduce a la formación de una biopelícula (película), que es una colonia tridimensional de microorganismos que se adhieren entre sí y al sustrato.

Las biopelículas son depósitos viscosos de microorganismos, materia extracelular y materia inorgánica en los que se multiplican las bacterias Legionella, E. Coli, P. aeruginosa y otras.

Las biopelículas son muy resistentes a la liquidación por los métodos mencionados anteriormente (desinfección de choque, sobrecalentamiento de la instalación) e incluso a diversos agentes biocidas.

Las biopelículas pueden formarse en prácticamente cualquier superficie en contacto con el agua contaminada (por ejemplo, vidrio, goma, PVC, cobre). En el caso de que la vivienda se abastezca de agua de pozo y ésta sea rica en manganeso, hierro o calcio, es necesario prever de antemano el equipo adecuado para su tratamiento. Tambien hay que evitar la propagación de la legionella en fuentes decorativas.

A la luz de la investigación y la experiencia actuales en la lucha contra el problema de la legionella, el único método eficaz de desinfección para garantizar la eliminación de las biopelículas es la aplicación continua de desinfectante (de forma que se garantice su medición y control).

También es importante garantizar la circulación continua en todos los puntos del sistema, ya en la fase de diseño (evitando los puntos muertos, que son muy propicios para el crecimiento de la biopelícula). Por ejemplo es importante el control de la legionella en los sistemas de agua contra incendio.


¿Cómo se reconoce una infección por Legionella?

Se prevé que más del 90% de la población adulta ha tenido contacto con ella. Sus síntomas a veces se asemejan a los de la gripe común, pero si no se trata adecuadamente puede convertirse en una neumonía grave e incluso provocar la muerte.

Se trata de la legionella pneumophila, una bacteria que ha contribuido al desarrollo de una entidad patológica independiente: la legionelosis, también conocida como «enfermedad del legionario».

De las más de 50 especies diferentes de bacterias Legionella, unas 20 causan enfermedades en los seres humanos. La especie más peligrosa es la Legionella pneumophila, responsable de casi todos los casos diagnosticados clínicamente.

La bacteria Legionella pneumophilii tiene una notable capacidad para infiltrarse en el cuerpo humano. No sólo pueden penetrar en los monocitos y macrófagos, sino también multiplicarse en ellos.

De este modo, sin que se note, sortean las barreras que pone el sistema inmunitario. Por si fuera poco, estas bacterias, gracias a su capacidad de producir enzimas, neutralizan el efecto de los antibióticos, debilitando considerablemente su eficacia.


Vías de infección

infección por Legionella

La vía más común de infección por Legionella son los aerosoles (polvos de agua) producidos, por ejemplo, en duchas, fuentes o sistemas de aire acondicionado.

Los aerosoles se forman a partir de pequeñas gotas de aire que se producen cuando el agua cae sobre una superficie dura o por dispersión o aireación. Cuanto menor sea el diámetro de las gotas, más probabilidades tendrán de entrar en las vías respiratorias inferiores.

Las bacterias suspendidas en el aire y transportadas por el viento pueden suponer una amenaza hasta un kilómetro de la fuente. Hasta ahora, no se ha documentado la posibilidad de que la infección se transmita de una persona a otra, por lo que una infección humana no supone una amenaza para el medio ambiente.


Fiebre del Pontiac

La forma más leve y extrapulmonar de la infección por Legionella pneumophilia es la fiebre de Pontiac. Sus síntomas son muy similares a los de la gripe. El periodo de incubación oscila entre 5 horas y 3 días.

Los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, escalofríos, debilidad y catarro de las vías respiratorias superiores. También se producen síntomas gastrointestinales como diarrea y vómitos. Por lo general, los síntomas desaparecen espontáneamente al cabo de unos días. Hasta la fecha, no se han registrado casos mortales de fiebre de Pontiac, pero en condiciones favorables puede desarrollarse y transformarse en una forma mucho más peligrosa: la legionelosis.


Legionelosis

La bacteria se desarrolla en el cuerpo humano de 2 a 10 días, aunque hay veces que el tiempo de incubación puede durar hasta tres semanas. La legionelosis es una neumonía muy grave, asociada a muchas complicaciones peligrosas.

En la fase inicial de la enfermedad, aparecen dolores musculoesqueléticos, cefaleas, fiebre combinada con escalofríos y molestias en el aparato digestivo (vómitos, dolores abdominales, diarrea acuosa, pérdida de apetito) y respiratorio. La tos seca persistente a medida que se desarrolla la infección se convierte en una tos húmeda, y la expectoración contribuye al dolor torácico y a la falta de aire.

La falta de un diagnóstico y un tratamiento adecuados puede dar lugar a complicaciones graves y a la disfunción de otros órganos, por ejemplo: insuficiencia renal aguda, absceso pulmonar, síndrome de coagulación intravascular diseminada, estado séptico en pacientes inmunodeprimidos, por ejemplo después de un trasplante de riñón o de corazón, o insuficiencia respiratoria.

Se estima que en la forma pulmonar completa en los brotes hospitalarios, la tasa de mortalidad está entre el 30 y el 50%. Esta cifra disminuye en los casos esporádicos y asciende al 10-15%.

No hay que ahorrar en salud. Por eso, hay que ser consciente de que contraer legionelosis no sólo afectará a la cartera, sino que, sobre todo, alterará el inestimable equilibrio de salud.

4.7/5 - (24 votos)
4.7/5 - (24 votos)

    Deja tu comentario

    Your email address will not be published.*

    diecisiete + seis =

    Publica tus artículos en PARQUE EMPRESARIAL y gana visibilidad

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies