Menú

Publica tus artículos en PARQUE EMPRESARIAL y gana visibilidad

Cómo elegir las plantas en un vivero

Cómo elegir las plantas en un vivero
- 5 minutos de lectura -

Elige una planta en un centro de jardinería

La elección de una planta no es una cuestión de azar, sobre todo si quieres que se mantenga en las mismas condiciones de belleza que tenía cuando la compraste. Los viveros o centros de jardinería tienen una amplia gama de diferentes tipos de plantas y arbustos, así que lo mejor es saber lo que quieres y estar atento a ello.

Para ayudarte, hemos recurrido a uno de los mejores viveros en Madrid VIVEROS FLORAMA, nos ofrecen algunos consejos sobre cómo hacer la compra de plantas correcta.

En primer lugar, pregúntate qué planta estás buscando:

  • Con o sin flores.
  • Voluminosa o trepadora.
  • Para uso en interiores o exteriores.

Elige una planta en un centro de jardinería


Ten en cuenta los signos de mala salud

El hecho de ir a un vivero no significa que las plantas sean necesariamente bonitas y sanas. En pocas palabras, evita comprar plantas que no tengan buen aspecto, por ejemplo:

  • Una planta que ya está marchita.
  • Una planta con raíces visibles.
  • Una planta seca y polvorienta.

Es interesante conocer que una planta con raíces visibles tiene muchas posibilidades de debilitarse y de que su vida se reduzca considerablemente.


Las plantas en venta en viveros: ¿son fiables?

Debes saber que una oferta no es en absoluto una forma de deshacerse de las viejas plantas.

Como todas las plantas, las flores se ven afectadas por las estaciones. Algunas plantas les gusta el clima cálido, mientras que a otras les gusta el clima más fresco. Como resultado, algunas producciones de plantas pueden ser densas durante un periodo determinado, lo que hará que los precios bajen periódicamente.


Elige la maceta adecuada

Para que tu planta sobreviva el mayor tiempo posible, elije:

  • Una maceta del tamaño adecuado a la planta.
  • Una maceta con un agujero para drenar el agua.
  • Una maceta cerrada si la planta se vende en una maceta cerrada/plástico.

Elige la maceta adecuada


¿Por qué es tan importante elegir bien las plantas?

Cualquiera que haya tenido alguna experiencia en jardinería sabe que, al final, la naturaleza siempre gana. Si dedicas el tiempo de observar las condiciones y el clima de tu jardín y eliges las plantas adecuadas, serán más bonitas, más robustas y resistirán mejor las plagas.

  • Menos trabajo: Aunque la jardinería es una pasión, no debes convertir en una tarea. Las plantas bien elegidas podrán crecer solas, sin necesidad de cuidados constantes. Esto también te permitirá delegar el cuidado de tus plantas a otras personas si estás fuera.
  • Un jardín a tu medida: Por último, si dedicas el tiempo de pensar un poco en la elección de las plantas, te asegurarás de obtener un resultado que se ajuste a tus gustos y prioridades. Por supuesto, debes ser realistas, no hay nada malo en buscar inspiración en revistas o en Internet. Fíjate en la disposición y el ambiente general, pero no intentes copiar lo que ves al pie de la letra, intenta adaptarlo a las condiciones de tu jardín y verás que el resultado será aún más personal.

5 criterios para elegir las plantas

1. Clima

El primer y más importante criterio es sin duda el clima. Hasta cierto punto, se puede mejorar (sombra y viento), pero el margen de maniobra es muy limitado. Lo que te aconsejamos es que intentes adaptarte, es mucho más fácil y ayuda a ser creativo. Las principales características del clima son:

  • Exposición solar: Seguro que ya has oído hablar de esto, algunas plantas necesitan mucho sol y otras prefieren o pueden tolerar la semisombra. También hay plantas que prosperan en la sombra, pero suelen ser plantas elegidas por su follaje. Si tu jardín está orientado al norte, no te desesperes, la elección será más limitada, pero es muy posible crear un bonito jardín.
  • La temperatura: Lo primero que nos viene a la mente son las plantas «perennes» que soportan las temperaturas invernales o incluso las heladas. Por otro lado, algunas plantas (sobre todo las más exóticas, al menos en su forma original) tienen mal aspecto en cuanto baja la temperatura. Todo depende de la región en la que vivas, pero también de las posibilidades de hibernación que tengas. Sin embargo, el frío no es lo único que hay que tener en cuenta. Es frecuente que en verano las temperaturas sean muy elevadas en el jardín, lo que suele ser mucho más difícil de regular. Las plantas mediterráneas disfrutarán de estas temperaturas, mientras que las plantas de bosque pueden sufrir. Además de la elección de las propias plantas, también es útil fijarse en las variedades: algunas son más precoces que otras y alcanzarán la madurez antes del calor.
  • El viento: El viento influye en primer lugar en la elección del tamaño de las plantas y de las macetas, que deben colocarse de forma que no se vuelen con la primera ráfaga de viento. Pero a algunas plantas no les gusta que las coloquen en una corriente de aire, sobre todo si tienen frío. Además, el viento contribuye a la desecación y en un jardín o terraza expuesta al viento habrá que regar más a menudo.

5 criterios para elegir las plantas


2. Necesidades de espacio y nutrientes

Cada planta tiene unas necesidades específicas que deben satisfacerse lo mejor posible. Esto es lo que debe saber antes de hacer tu elección:

  • Espacio: Las plantas pueden tener diferentes sistemas radiculares, algunas tienen raíces que crecen en la superficie, otras más profundas. Por lo tanto, lo ideal es elegir la altura y la superficie de la maceta en consecuencia. En general, cuanto mayor sea el volumen de la maceta, más nutrientes tendrán las plantas a su disposición. Además, el riego puede ser menos frecuente. En lo que respecta al espacio, ten en cuenta qué la altura y la anchura que tendrá la planta una vez que se haya desarrollado completamente. Algunas plantas pueden convertirse en invasoras o necesitan apoyo para crecer (como algunas trepadoras).
  • Necesidades de nutrientes y agua: Las plantas suelen clasificarse en tres categorías diferentes: necesidades bajas, medias o altas. Si utilizas una tierra para macetas «nueva», las plantas encontrarán inicialmente todo lo que necesitan. Al cabo de unas semanas, necesitarán más nutrientes en forma de abono o compost.
  • Algunas plantas sólo necesitan ser regadas una vez a la semana, otras necesitan agua todos los días o incluso por la mañana y por la noche si hace mucho calor. Pero cuidado: tanto si se trata de necesidades de nutrientes como de agua, no cometas el error de pensar que cuanto más pongas, mejor será. Un exceso de tierra hará que tus plantas sean más frágiles y atraigan plagas. Y cuando se trata de agua, el «exceso de riego» es el asesino número uno de las plantas en maceta.

3. Buenas y malas compañías

Sí, las plantas tampoco se llevan bien con todas. Sin duda puedes ser muy creativo con mezclas y arreglos originales, pero aquí también hay límites.

Si decides poner varias plantas en la misma maceta, asegúrate de elegir plantas con necesidades similares de agua, nutrientes y luz, esto facilitará mucho su cuidado. Sin embargo, hay excepciones que permiten tener más creatividad: si tienes una planta con un follaje denso, puedes plantar una planta que requiera menos luz en su base.

Del mismo modo, una planta que requiera muchos nutrientes puede ser una buena vecina para una planta menos exigente. Por otro lado, evita cultivar una planta a la que le guste un ambiente seco junto a otra que prefiera la humedad constante.


4. Los conocimientos y presupuesto de tiempo

Cuidar un jardín puede llevar mucho tiempo. Al principio de la temporada es probable que te encuentres perdido, así que intenta calcular el tiempo que quieres dedicar a la jardinería. Después de todo ese esfuerzo, sería una pena no poder disfrutar de un descanso, piensa también en cuándo vayas a tener que ausentarte o si sólo estás en casa el fin de semana, debes elegir plantas que requieran pocos cuidados y agua.

Algunas plantas son también más delicadas que otras y requieren muchos conocimientos y experiencia, sobre todo si se cultivan en macetas. Si no tienes miedo a las decepciones, puedes probarlo todo y empezar a tener bonsáis. Pero para no desanimarte demasiado rápido, te aconsejamos que empieces con plantas sencillas y casi «indestructibles«.


5. Gustos y colores

En cuanto a este último criterio, todo vale. Tu creatividad no tiene límites, si te gustan las flores, las frutas o las verduras, hay algo para todos los gustos. Pero no olvides establecer tus prioridades.

En este contexto, recuerda también tener en cuenta las necesidades de los demás «habitantes» de tu jardín: si tienes niños pequeños o mascotas, evita las plantas tóxicas y no te olvides de las alergias.

Esperamos que estos consejos te ayuden a elegir correctamente tus plantas. Si no estás seguro, no dudes en buscar asesoría en un vivero o centro de jardinería sobre las necesidades específicas de cada plantas antes de tu elección.

    Deja tu comentario

    Your email address will not be published.*

    trece − 6 =

    Publica tus artículos en PARQUE EMPRESARIAL y gana visibilidad

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies