Menú

Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo

Grupo Jocordan: Los 20 lugares más sucios de tu casa y cómo limpiarlos

Los 20 lugares más sucios de tu casa y cómo limpiarlos

Si pensabas que tu casa está limpia, cambiarás de opinión después de ver este artículo en el que destripamos los 20 lugares más sucios de tu hogar. Todos pasamos el aspirador, cambiamos las sábanas, quitamos el polvo y fregamos el suelo. Pero estos otros son lugares que se nos suele olvidar fregar y que (oh, sorpresa) acumulan más bacterias fecales que el inodoro. Sí, has leído bien.

Cualquier rincón u objeto húmedo y caliente es el lugar perfecto para la acumulación de gérmenes, virus y suciedad. También lo es todo aquello que manoseamos continuamente. Y por lo tanto, son focos constantes de infección.

Como empresa expertos en desinfección, te desvelamos cuáles son los 20 lugares más sucios y peligrosos de tu hogar y cómo tienes que desinfectarlos y limpiarlos correctamente para no jugártela.


Desinfectar los mandos inhalámbricos

El mando de la tele, del aire acondicionado, del equipo de música… ¿cuántas veces los tocas cada día? Miles, y no siempre con las manos limpias.

La goma de las teclas es un material que las bacterias, los virus y los gérmenes adoran para reproducirse por la gran acumulación de grasa y escamas de nuestras manos. Entre las teclas se acumulan muchos, pero que muchos bichos diminutos…

Mucha gente utiliza fundas de plástico transparente para cubrir los mandos. Pero no es una idea muy higiénica. Piénsalo: ¿de qué sirve una funda si esa tampoco la limpias nunca? La funda evitará que los mandos se estropeen o se borren los números. Pero no evitará los gérmenes y la suciedad.

Si utilizas una funda de plástico, asegúrate de lavarla al menos una vez a la semana. Si eres de los que deja los mandos al aire, es importante que los limpies también, prestando especial atención a los espacios entre las teclas. Para ello te servirá muy bien un palillo o un cepillo pequeño, como los de dientes. Y armarte de paciencia, claro…


Desinfectar las llaves

Te costará creerlo, pero un estudio científico encontró más bacterias fecales en los llaveros que en los inodoros.

No debería sorprenderte, porque, ¿cada cuánto limpias tus llaves? La mayoría de la gente no lo ha hecho nunca. Debes hacerlo casi todos los días para estar seguro de que en ellas no viven cientos de bacterias.

Con las llaves ocurre como con el dinero. Lo tocamos a diario y nunca jamás lo limpiamos. El resultado es que cientos de millones de bacterias, virus y gérmenes viven felizmente en nuestras llaves.

Cuando entres en casa, lleva las llaves al fregadero y límpialas bien a fondo, con jabón de los platos o mejor aún, son una solución que mezcle lejía con agua.

Para ello, te recomendamos que uses un llavero metálico o de plástico que también puedas lavar sin que se estropee. Así ahorrarás tiempo, porque no necesitarás sacar las llaves del llavero cada día para lavarlas.


Desinfectar el vaso de los cepillos de dientes

Es curioso, pero muchas de las cosas más sucias de tu casa están en realidad asociadas con la limpieza. Es lo que ocurre aquí.

Utilizas el cepillo de dientes todos los días varias veces. Es un utensilio que asociamos con la limpieza, porque sirve para limpiarnos los dientes. Sin embargo, cada vez que lo ponemos a escurrir en su vaso se acumula mucha, pero que mucha suciedad.

Haz la prueba y mira el interior de tu vaso. ¿Hay restos rosas o verdosos? Es moho y bacterias. Así que ya sabes lo que tienes que hacer…

Cambia el cepillo de dientes a menudo porque las bacterias y los restos de alimentos se acumulan en él. Y limpia a fondo, con lejía, el vaso en el que lo escurres.


Desinfectar la tabla de cortar

Las utilizas todos los días para preparar tu comida. Picas en ellas verduras, carnes, pescados, huevos… y aunque no lo hayas pensado antes, las tablas de cortar son un auténtico festín para los gérmenes.

Bacterias como la salmonela y el E.coli encuentran en tu tabla de cortar un hogar ideal en el que sueñan con quedarse para siempre.

Consejos: utiliza tablas de cortar de materiales no porosos y si puedes, ten varias tablas (una para las carnes, otra para verduras…). Limpiarlas siempre después de cada uso es fundamental. Lo mejor es usar un buen lavaplatos o directamente lejía y agua muy, muy caliente.


Desinfectar los picaportes de las puertas

Los tirones de puertas y armarios son los que más suciedad acumulan en la casa. Honestamente, ¿alguna vez lo has limpiado?
Continuó tocando el mango con las manos húmedas o sucias. Y todo tipo de bacterias y gérmenes pueden acumularse fácilmente.
No olvides esto cuando limpies tu casa.


Esterilizar los juguetes de nuestras mascotas

Si tienes un perro o un gato, puede que tengas muchos juguetes en tu casa. Cartílagos, peluches, muñecas que rascan…

¿Alguna vez has limpiado una casa? Tal vez no. Y ya es hora de que empieces.

Estos juguetes pueden acumular moho, pelo, polvo, ácaros y cosas que son dañinas para usted y sus animales.

Lava los juguetes de plástico y goma en el lavavajillas con agua muy caliente y detergente al menos una vez a la semana. Los de tela se pueden poner en la lavadora. Reemplaza el juguete ocasional e inlavable por uno nuevo.


Esteriliza tu encimera de cocina

Las encimeras de las cocinas deben ser cuidadas cuando se limpian. Cosas frescas, bolsas de la compra (manchadas de barro de la calle), ollas y sartenes sucias y así sucesivamente.

Al igual que las tablas de cortar, las encimeras son una fuente peligrosa de polvo y bacterias. Aquí hay otro consejo: Las encimeras hechas de un material liso y no poroso recogerán menos suciedad.

Cada vez que uses tu cocina, mantén limpios tus mostradores también. Luego, dilúyalo con agua muy caliente con desinfectante o lejía y hágalo bien al menos una vez a la semana. Asegúrate de secarlo después.


Desinfecta las toallas del baño

El lado de la cocina es el lugar favorito para las bacterias y otras plagas. Los inodoros tienden a acumular agua y a menudo no se calientan.
Este ambiente es un cóctel explosivo de mohos, bacterias y gérmenes. Y la toalla que usas para secarte después de la ducha es uno de los lugares más peligrosos.

Deberías cambiarlo una vez cada cuatro o cinco días, o al menos una vez a la semana. Además, no olvides secarte bien después de cada uso.
Es una buena idea tener un secador de toallas caliente listo para usar.

Suelen ser un poco más caros, pero su salud será apreciada a largo plazo.

Si no, otra opción es colgar la toalla húmeda en el radiador durante un tiempo y luego volver a ponerla en la percha para que se seque completamente.


Esteriliza tu máquina de café

Las cafeteras pueden ser muy peligrosas. Puede ser una cápsula, una tetera, un expreso, un desatascador o una máquina de expreso.

Sorprendentemente, hay mucho barro. Piensa en ello como un aparato que usas todos los días, a veces varias veces. ¿Pero con qué frecuencia y a fondo los lavas?

Un estudio científico reciente mostró que más de la mitad de las cafeteras que estudiaron tenían un tipo de moho diferente. Incluso cuando la energía está apagada, estos aparatos siempre tienen agua o posos de café.

Entonces crea las condiciones ideales para el crecimiento de las bacterias. Desmonta y limpia cada parte de la cafetera con frecuencia, recordando actualizar el filtro y la goma de vez en cuando.

Es mejor poner todo en el lavavajillas que lavar los platos a mano. Luego usa el vinagre para matar las bacterias que viven en la cafetera. Entonces, prepara el café sólo unas pocas veces con agua.


Desinfecta el fregadero

No tiene sentido limpiar lo que está sucio. Sin embargo, lo hacemos todos los días, ¿cuántas veces cambias el fregadero de la cocina?

Es una de las cosas más sucias de tu casa. Lo usamos para llevar todo tipo de suciedad… Parte de ella se dejó en la mopa.

Un consejo para limpiar las esponjas y las almohadillas de limpieza es ponerlas en el microondas durante unos minutos para que el calor mate todas las bacterias. Pero nunca cambias tu fregadora cada pocos minutos, al menos una vez al mes.


Esterilizar los alimentos para animales

Volvemos al mundo de las mascotas, ¿con qué frecuencia lavas los platos para tu perro o gato? Muchas mascotas tienen dos tazones, uno para la comida seca y otro para la comida húmeda. Es todo muy peligroso.

En primer lugar, la comida seca permanecerá en el tazón durante horas, atrayendo insectos, polvo y pelo. Segundo, siempre habrá un desorden húmedo en el fondo del tazón.

Limpia los platos húmedos después de la alimentación diaria. Y comer comida seca al menos una vez al día.


Esterilización del horno microondas

Ponemos diferentes alimentos en el microondas y los encendemos frecuentemente. Cuando comes, se forman olores desagradables y salpicaduras de comida.

La limpieza de su microondas es mucho más frecuente que si lo limpia al menos una vez a la semana. Ponga el agua y el detergente en un recipiente, añada la cantidad adecuada de limón y caliéntalo durante unos minutos.

A medida que el calor aumenta, los vapores del agua son más fáciles de eliminar la suciedad. Los limones pueden eliminar los olores y el detergente puede ayudarte a desinfectar el interior de tu microondas.


Desinfecta la mampara del baño

¿Crees que tu ducha está limpia? Te equivocas. Aunque lo asociemos con un lugar limpio y cómodo, muchos gérmenes pueden acumularse allí.
¿Dónde está? Esto es especialmente cierto en el sistema de drenaje y el sellado de las puertas. Echa un vistazo más de cerca. Si está en el lado rosado o verdoso, debe ser removido inmediatamente. Desinféctalo con agua muy caliente y lejía. Sólo toma un cepillo y frótalo.


Limpieza y desinfección de los grifos

Deberíamos abrir el grifo y lavarnos las manos docenas de veces al día. Eso significa que los abrimos con nuestras manos sucias.
Por eso los grifos son uno de los lugares más fáciles para acumular bacterias y gérmenes.


Desinfección del cubo de basura

Es una cuestión de lógica. En la basura, nos deshicimos de la basura, las sobras y las cosas malas. Las cosas sucias no se quedan en la bolsa.
Muchas veces cuando tiramos cosas, tiramos el cubo de basura y rompemos la basura también.

La ortografía semanal es muy importante. Comprar acero inoxidable también sería una buena elección.

Es un material más duradero que el plástico y recoge menos suciedad. Si el cubo de basura es de plástico, reemplázalo al menos una vez al año.


Desinfección de la superficie de los ordenadores

Es lo mismo que lo que acabamos de decir sobre el control remoto de un ordenador. Usamos mucho nuestros ordenadores a diario, y el teclado es donde los gérmenes adoran estar.

Limpiar los teclados de los ordenadores requiere mucha paciencia y mucha habilidad. Remoje con un lavado de cara y una toallita.


Desinfectar el ratón del ordenador

Además del teclado y el mando a distancia, el ratón del ordenador es el hábitat favorito de las bacterias.

Se puede limpiar con un bastoncillo de algodón, un palillo, un palillo de dientes, un cilindro de aire, etc.


Limpiar y esterilizar la mopa

Pasear por tu casa con una mopa empapada de restos de tierra no te servirá de nada. Esparcirás gérmenes por toda la casa.

No te dejes engañar: los trapeadores no funcionan para siempre. Si no puedes recordar cuando lo compraste, es hora de conseguir uno nuevo.


Desinfectar las bayetas

¿Recuerdas lo que te dijimos sobre el estropajo? Lo mismo ocurre con todos los tejidos húmedos. Esto es lo que acumulamos en el tejido cuando limpiamos, y lo que acumula junto a la humedad.

Por esto tu habitación estará llena de gérmenes peligrosos. Si tu bayeta tiene ya un olor o textura desagradable, es hora de deshacerse de él.

Para limpiar tu bayeta, hay que limpiarlas en la lavadora todos los días. Otro consejo es dejarla a remojo con agua muy caliente y detergente o lejía.


Empresas de desinfección

Envía tu nota de prensa

    Deja tu comentario

    Your email address will not be published.*

    nueve − 5 =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies