Menú

Publica tus artículos en PARQUE EMPRESARIAL y gana visibilidad

¿Por qué elegir ventanas de PVC para ahorrar energéticamente?

¿Por qué elegir ventanas de PVC para el ahorro energético?

Ventanas de PVC, la reina del ahorro energético

No hay gesto más económico y ecológico que sustituir una ventana por ventanas de PVC con doble acristalamiento. Se calcula que esta sustitución representa una reducción de la pérdida de calor de hasta el 40%.

La eficiencia energética es una de las mejoras más buscadas en las obras de renovación. Los cambios en los marcos de las ventanas permiten aumentar entre una y dos clases el consumo global de energía primaria.

En otras palabras, la renovación de las ventanas permite ahorrar hasta un 85% de energía, lo que representa 50 kWh por m² al año.

Ventanas de PVC, la reina del ahorro energético


Ventajas de las ventanas de PVC

  • Están perfectamente selladas y tienen una larga vida útil
  • El mantenimiento es rápido y sencillo
  • Son 100% reciclables, lo que ayuda a proteger el medio ambiente
  • El aislamiento térmico y acústico es óptimo
  • La amplia gama de colores y la facilidad de manejo del material permiten ser creativo y adaptarse a todos los estilos, desde ventanas tradicionales al contemporáneo
  • Las ventanas de PVC ofrecen excelente relación calidad-precio

¿Cómo elegir  a un instalador de ventanas de PVC?

La mejor solución para obtener un buen rendimiento de tus ventanas o puertas de PVC, es contratar a un carpintero de PVC, como experto, te aportará sus conocimientos y sus valiosos consejos. Ten en cuenta que su apoyo es esencial para una instalación fiable y que cumpla todos tus requisitos. Si recurres a una empresa especializada, obtendrás un servicio personalizado. Para obtener una ventaja competitiva, no dudes en pedir varios presupuestos.

Para conseguir al mejor instalador de ventanas de PVC, puedes usar el método del boca a boca que es una excelente manera de encontrar a un experto en carpintería.


La renovación de las ventanas se convierte en un gesto rentable

Mejora el aislamiento con ventanas de PVC

El PVC es un material esencial en la industria de la construcción. Barato, bien aislado y estéticamente agradable, se presta a todo tipo de imaginación, tanto en la renovación como en la construcción. El ahorro de energía permite un rápido retorno de la inversión tras la instalación de las ventanas de PVC. También es un gesto para el planeta, ya que la calefacción del hogar es una de las principales fuentes de contaminación.

La elección del PVC para las obras de renovación de ventanas no es una cuestión de azar. El PVC es el material más aislante desde el punto de vista térmico y acústico, y también es robusto:

  • Aislamiento térmico: Las innovaciones en el sector de la carpintería de PVC se desarrollan constantemente. Gracias a estas innovaciones, ya no existen en el mercado ventanas de PVC con un valor Uw superior a 2. El 60% de ellas tienen un valor inferior a 1,4.
  • Aislamiento acústico: las ventanas de PVC siguen siendo excelentes. También en este caso, el material se encuentra en muy buena posición, con un buen rendimiento de aislamiento acústico y prácticamente sin necesidad de mantenimiento.
  • Ambos factores son muy importantes para optimizar el aislamiento de tu casa desde la estructura y el acristalamiento de las ventanas.

Las ventanas de PVC se han convertido en un elemento imprescindible en los hogares, ya que permiten: ganar un 25% de calor, eliminar el empañamiento de los cristales y ahorrar dinero.

La renovación de las ventanas se convierte en un gesto rentable


La robustez es un criterio a favor de las ventanas de PVC

La robustez contribuye, al buen aislamiento y al ahorro de energía gracias a su buena estanqueidad que perdurará en el tiempo. No olvidemos que en términos de emisiones de CO2, el PVC se convierte en un material más que relevante, también es más eficiente por su durabilidad, ya que las ventanas de PVC pueden durar décadas antes de necesitar ser reemplazadas. Pueden durar más de 30 años si se mantienen adecuadamente. Además, las ventanas de PVC que se desechan actualmente se reciclan para fabricar nuevas ventanas, con un rendimiento comparable al de las nuevas.

Si recordamos que el PVC es 100% reciclable, la ventana que utiliza este material se convierte en la reina del ahorro energético.

La instalación de ventanas de PVC es una de las soluciones que pueden ayudarte a mejorar tu confort energético, al conservar mejor el calor en tu hogar puedes conseguir un importante ahorro de energía.


La importancia de las ventanas de PVC en el confort energético

En promedio, las ventanas de una casa o un piso son responsables de entre el 10 y el 15% de las pérdidas de calor. Esto significa que entre el 10 y el 15% del calor producido por tu sistema de calefacción (radiadores eléctricos, radiadores de gas, caldera, etc.) se pierde, reduciendo su confort energético.

Actuar sobre la calidad de tus ventanas significa, por tanto, reducir significativamente la pérdida de calor de tu hogar. El reto es el mismo que el de otras obras de renovación energética: mejorar el aislamiento de tu casa para que consuma menos energía, para mantener tu casa o piso caliente y, al mismo tiempo, beneficiarte de una reducción en tu factura de gas o electricidad.


¿Qué tipos de ventanas de PVC elegir para ahorrar energía?

Hoy en día, existen 3 tipos principales de ventanas de PVC para equipar tu casa o piso:

  • Ventana de un solo cristal
  • Ventana de doble cristal
  • Ventanas de triple acristalamiento

Lógicamente, cuanto más aumenta el nivel de acristalamiento mayor es la promesa de tener una ventana con un buen rendimiento en términos de aislamiento térmico y rendimiento energético. Si buscas el máximo confort energético, debes buscar una ventana de triple acristalamiento con un excelente valor de aislamiento térmico (Uw – o ventanas U).

La calidad del acristalamiento no sólo afecta al aislamiento térmico de tus ventanas también al aislamiento acústico de la casa (protección contra el ruido exterior) también mejorará.


Calefacción y ventanas: ¿Cuál es el enfoque correcto?

La implementación de ventanas nuevas y más eficientes es un punto clave en la lucha contra la pérdida de calor. Sin embargo, hay otras buenas prácticas que puedes adoptar:

Instalar un radiador junto a una ventana, por ejemplo, puede parecer a primera vista una idea bastante descabellada. En realidad, el espacio bajo una ventana es el mejor lugar para un radiador. En esta configuración, el aire frío que entra por la ventana es detenido inmediatamente por el calor del radiador, y no puede seguir fluyendo hacia el resto de la habitación.

Las ventanas están en ocasiones ventiladas, lo que facilita la circulación del calor en la habitación (el calor producido por el radiador no se estanca). Si añadimos el ahorro de espacio (es difícil colocar un mueble debajo de una ventana), tienes todas las (buenas) razones para optar por la instalación de un radiador bajo tus ventanas.

4.8/5 - (22 votos)

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    12 − 3 =

    Publica tus artículos en PARQUE EMPRESARIAL y gana visibilidad

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies