Menú

Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo

Restauración de suelos degradados: 5 principios básicos

La restauración del suelo es el proceso de mejorar la estructura, la vida microbiana, la densidad de nutrientes y los niveles generales de carbono del suelo. Muchos esfuerzos humanos han agotado la tierra hasta el punto de que los niveles de nutrientes en casi todos los tipos de alimentos han caído entre un 10 y un 100 por ciento en los últimos 70 años. Sin embargo, la calidad del suelo puede mejorar drásticamente cuando los agricultores y jardineros mantienen una cubierta vegetal constante, aumentan las poblaciones de microbios, fomentan la diversidad biológica, reducen el uso de productos químicos agrícolas y evitan la labranza.

La restauración del suelo comienza con la fotosíntesis.

El poder de la fotosíntesis. Imagínese que hubiera un proceso que pudiera eliminar el dióxido de carbono (co2) de la atmósfera, reemplazarlo con oxígeno que da vida, sostener un microbioma robusto del suelo, regenerar la capa superior del suelo, mejorar la densidad de nutrientes de los alimentos, restaurar el equilibrio hídrico en el paisaje y aumentar la rentabilidad de la agricultura. Afortunadamente, la hay. Se llama fotosíntesis.

En el milagro de la fotosíntesis, que tiene lugar en los cloroplastos de las hojas verdes, el co2 del aire y el h2o del suelo se combinan para capturar la energía de la luz y transformarla en energía bioquímica en forma de azúcares simples.

Estos azúcares simples – comúnmente conocidos como fotosintatos – son los bloques de construcción de la vida. Las plantas transforman el azúcar en una gran diversidad de otros compuestos de carbono, incluyendo almidones, proteínas, ácidos orgánicos, celulosa, lignina, ceras y aceites.

Las frutas, verduras, nueces, semillas y granos se desarrollan con luz solar derivada de la fotosíntesis. El oxígeno que nuestras células y las células de otros seres vivos utilizan durante la respiración aeróbica también se deriva de la fotosíntesis.

Significativamente, muchos de los compuestos de carbono derivados de los azúcares simples que se forman durante la fotosíntesis son también esenciales para la creación de suelos superficiales bien estructurados.

Sin fotosíntesis no habría suelo. Minerales de roca desgastados, sí… Pero no tierra fértil.

 

La relación SUELO/PLANTA

El puente planta-microbiano es una sorpresa para muchos, ya que más del 95 por ciento de la vida en la tierra reside en el suelo, y que la mayor parte de la energía para este asombroso mundo bajo nuestros pies se deriva del carbono vegetal. Los exudados de las raíces vivas son las más ricas en energía de estas fuentes de carbono. A cambio del «carbono líquido«, los microbios que se encuentran en las proximidades de las raíces de las plantas – y los microbios vinculados a las plantas a través de redes de hongos beneficiosos – aumentan la disponibilidad de los minerales y oligoelementos necesarios para mantener la salud y la vitalidad de sus plantas hospederas.

La actividad microbiana también impulsa el proceso de agregación, que mejora la estabilidad estructural del suelo, la aireación, la infiltración y la capacidad de retención de agua. Todos los seres vivos – por encima y por debajo de la tierra – se benefician cuando el puente planta-microbiano funciona eficazmente.

Lamentablemente, muchos de los métodos de cultivo actuales han comprometido gravemente a las comunidades microbianas del suelo, reduciendo significativamente la cantidad de carbono líquido transferido y estabilizado en el suelo. Esto crea retroalimentación negativa a lo largo de la línea. En los últimos 150 años, muchos de los principales suelos agrícolas del mundo han perdido entre el 30 y el 75 por ciento de su carbono, añadiendo miles de millones de toneladas de co2 a la atmósfera.

La pérdida de carbono en el suelo reduce significativamente el potencial productivo de la tierra y la rentabilidad de la agricultura.

La degradación del suelo se ha intensificado en las últimas décadas: alrededor del 30 por ciento de las tierras de cultivo del mundo han sido abandonadas en los últimos 40 años debido al declive del suelo. Se prevé que la población mundial alcanzará un máximo de casi 10.000 millones de personas para 2050, por lo que la necesidad de restaurar el suelo nunca ha sido tan acuciante. La disfunción del suelo también afecta a la salud humana y animal.

 

Agotamiento de nutrientes en nuestros alimentos

En los últimos 70 años, el nivel de cada nutriente en casi todos los tipos de alimentos ha disminuido entre un 10 y un 100 por ciento. Este es un hecho increíblemente aleccionador. Un individuo hoy en día necesitaría consumir el doble de carne, tres veces más fruta y de cuatro a cinco veces más verduras para obtener la misma cantidad de minerales y oligoelementos disponibles en esos mismos alimentos en 1940.

A modo de ejemplo el Dr. David Tomás ha proporcionado un análisis exhaustivo de los cambios históricos en la composición de los alimentos a partir de las tablas publicadas por el consejo de investigación médica, el ministerio de agricultura, el ministerio de pesca y alimentación y la agencia de normas alimentarias. Al comparar los datos disponibles en 1940 con los de 1991, Tomás demostró una pérdida sustancial en el contenido de minerales y oligoelementos en cada grupo de alimentos que investigó.

El agotamiento de nutrientes resumido en la revisión de Tomás representa un promedio ponderado de los cambios de minerales y oligoelementos en 27 tipos de verduras y 10 tipos de carne.

Agotamiento de los minerales en las verduras (1940-1991; promedio de 27 tipos de verduras):

  • Cobre – disminuyó en un 76%.
  • Calcio – disminuyó en un 46%.
  • Hierro – se redujo en un 27%.
  • Magnesio – disminuyó en un 24%.
  • Potasio – disminuyó en un 16%.

Agotamiento de minerales en la carne (1940-1991; promedio de 10 tipos de carne):

  • Cobre – se redujo en un 24%.
  • Calcio – disminuyó en un 41%.
  • Hierro – disminuyó en un 54%.
  • Magnesio – disminuido en un 10%.
  • Potasio – disminuyó en un 16%.
  • Fósforo – se redujo en un 28%.

También se registró un importante agotamiento de minerales y oligoelementos en las 17 variedades de frutas y dos productos lácteos examinados durante el mismo período. El agotamiento de los minerales en la carne y los productos lácteos refleja el hecho de que los animales están consumiendo plantas y/o granos que a su vez están agotados mineralmente.

Además de la disminución general en la densidad de nutrientes, Tomás encontró cambios significativos en las proporciones de minerales entre sí. Dado que existen proporciones críticas de minerales y oligoelementos para una función fisiológica óptima, es muy probable que estas proporciones distorsionadas tengan un impacto en la salud y el bienestar humanos.

 

Restablecer la densidad de nutrientes en nuestros alimentos

Se cree comúnmente que la reducción significativa de la densidad de nutrientes de los alimentos producidos químicamente en la actualidad se debe al efecto de dilución. La dilución ocurre cuando los rendimientos aumentan pero el contenido de minerales disminuye. Significativamente, sin embargo, las verduras, los cultivos y los pastos cultivados en suelos sanos y biológicamente activos no exhiben estos niveles comprometidos de nutrientes.

Sólo en raras ocasiones los minerales y oligoelementos están completamente ausentes del suelo. La mayoría de las «deficiencias» observadas en las plantas, animales y personas de hoy en día se deben a que las condiciones del suelo no son propicias para la absorción de nutrientes. Los minerales están presentes en el suelo pero simplemente no están disponibles para la planta. Añadir elementos inorgánicos para corregir estas supuestas deficiencias es una práctica ineficiente. En su lugar, debemos abordar las causas biológicas de la disfunción.

Alrededor del 85 al 90 por ciento de la adquisición de nutrientes vegetales está mediada por microbios. La capacidad del suelo para mantener cultivos, pastos, frutas y verduras densos en nutrientes requiere la presencia de una amplia gama de microbios del suelo de una variedad de grupos funcionales.

La mayoría de los microbios involucrados en la adquisición de nutrientes dependen de las plantas. Es decir, responden a compuestos de carbono exudados por las raíces de plantas verdes que crecen activamente. Muchos de estos importantes grupos de microbios se ven afectados negativamente por el uso de «cidas»: herbicidas, pesticidas, insecticidas y fungicidas.

En resumen, el funcionamiento del ecosistema del suelo está determinado por la presencia, diversidad y tasa de fotosíntesis de plantas verdes en crecimiento activo, así como por la presencia o ausencia de toxinas químicas.

 

¿Pero quién maneja las plantas y los productos químicos? Lo adivinaste… Lo sabemos.

Afortunadamente, los consumidores son cada vez más conscientes de que los alimentos son algo más que una mercancía. Depende de nosotros restaurar la integridad del suelo, la fertilidad, la estructura y la capacidad de retención de agua, no mediante la aplicación de tiritas a los síntomas, sino mediante una mejor gestión de nuestros sistemas de producción de alimentos.

El sumidero de carbono del suelo

El suelo puede funcionar como una fuente de carbono, añadiendo carbono a la atmósfera, o como un sumidero de carbono, eliminando el co2 de la atmósfera. La dinámica de la ecuación fuente/sumidero está determinada en gran medida por la gestión de la tierra.

A lo largo de los milenios ha evolucionado un ciclo de carbono altamente efectivo, en el que la captura, almacenamiento, transferencia, liberación y recaptura de energía bioquímica en forma de compuestos de carbono se repite una y otra vez. La salud del suelo y la vitalidad de las plantas, animales y personas depende del funcionamiento efectivo de este ciclo.

Los avances tecnológicos desde la revolución industrial han producido maquinaria capaz de extraer grandes cantidades de combustibles fósiles de debajo de la superficie de la tierra, así como maquinaria capaz de desnudar grandes extensiones de pastizales y bosques. Esto ha dado lugar a la liberación de cantidades cada vez mayores de Co2 a la atmósfera, al tiempo que se destruye el mayor sumidero natural sobre el que tenemos control.

La disminución de la capacidad natural de los sumideros ha amplificado los efectos de las emisiones antropogénicas. Muchos suelos agrícolas, hortícolas, forestales y de jardines son hoy en día una fuente neta de carbono. Es decir, estos suelos están perdiendo más carbono del que están secuestrando.

El potencial para invertir el movimiento neto de Co2 a la atmósfera a través de una mejor gestión de las plantas y el suelo es inmenso. La gestión de la cubierta vegetal de manera que aumente la capacidad del suelo para secuestrar y almacenar grandes volúmenes de carbono atmosférico de forma estable ofrece una solución práctica y casi inmediata a algunos de los problemas más difíciles a los que se enfrenta la humanidad en la actualidad.

La clave para una restauración exitosa del suelo y el secuestro de carbono es hacer las cosas bien.

Cinco principios para la restauración de suelos

 

El verde es bueno y el verde durante todo el año es aún mejor

La fotosíntesis extrae cientos de miles de millones de toneladas de Co2 de la atmósfera cada año. El impacto de esta reducción fue dramáticamente ilustrado en una impresionante visualización publicada por la nasa en 2014. El movimiento de carbono de la atmósfera al suelo – a través de las plantas verdes – representa la herramienta más poderosa que tenemos a nuestra disposición para la restauración de la función del suelo y la reducción del Co2 atmosférico.

Mientras que cada planta verde es una bomba de carbono alimentada por energía solar, es la capacidad fotosintética y la tasa de fotosíntesis de las plantas vivas (en lugar de su biomasa) lo que impulsa el biosecuestro de carbono estable del suelo. La capacidad fotosintética es la cantidad de luz interceptada por las hojas verdes en un área determinada (determinada por el porcentaje de cobertura del dosel, la altura de la planta, el área foliar, la forma de la hoja y los patrones de crecimiento estacional).

En las tierras agrícolas, la capacidad fotosintética puede mejorarse mediante el uso de cultivos de cobertura multiespecíficos, la integración de animales, los pastos multiespecíficos y el pastoreo estratégico. En los parques y jardines, la diversidad de plantas y la altura de siega son factores importantes. El suelo desnudo no tiene capacidad fotosintética. El suelo desnudo es también una fuente neta de carbono y es vulnerable a la erosión por el viento y el agua.

La tasa de fotosíntesis es la tasa a la que las plantas son capaces de convertir la energía de la luz en azúcares. Está determinado por muchos factores, incluyendo la intensidad de la luz, la humedad, la temperatura, la disponibilidad de nutrientes y la demanda de las plantas por parte de los simbiontes microbianos. La presencia de hongos micorrícicos, por ejemplo, puede aumentar significativamente la tasa de fotosíntesis. Las plantas que se fotosintetizan a un ritmo elevado tienen un alto contenido de azúcar y minerales, son menos propensas a las plagas y enfermedades, y contribuyen a mejorar el aumento de peso del ganado.

La tasa de fotosíntesis puede evaluarse midiendo el brix con un refractómetro. Un aumento de alrededor del 5 por ciento en la capacidad fotosintética global y/o en la tasa de fotosíntesis sería suficiente para contrarrestar el flujo de Co2 proveniente de la quema de combustibles fósiles, siempre y cuando el carbono adicional fuera secuestrado en el suelo de forma estable. Esto es factible. Por término medio, las tierras de cultivo a nivel mundial están desnudas durante aproximadamente la mitad de cada año. Si puedes ver el suelo, ¡está perdiendo carbono!

Tanto la capacidad fotosintética como la tasa de fotosíntesis se ven fuertemente impactadas por la gestión. Los agricultores ligeros de vanguardia están desarrollando formas innovadoras y altamente productivas de mantener el suelo cubierto y vivo, al mismo tiempo que producen alimentos ricos en nutrientes y fibra de alta calidad.

Este tema requiere mucho más espacio del disponible, pero es de vital importancia que menos del 50 por ciento de la hoja verde disponible sea pasto (ver figura arriba). La retención de un área foliar adecuada reduce el impacto del pastoreo en la capacidad fotosintética y permite la rápida restauración de la biomasa a niveles de pre-pastoreo. En un período de 12 meses, se producirá mucho más forraje y se capturará más carbono en el suelo si los pastos se alimentan de pastos altos en lugar de bajos.

Además del área foliar, la altura de los pastos tiene un efecto significativo en la construcción del suelo, la retención de humedad, el ciclo de nutrientes y la calidad del agua. Para mantener la capacidad fotosintética (y para asegurar una rápida recuperación) es muy beneficioso retirar el ganado de un pasto antes de que se puedan ver sus patas.

El pastoreo regenerativo puede ser extremadamente efectivo para restaurar los niveles de carbono del suelo en las profundidades subterráneas. Cuanto más profundo es el carbono, más protegido está de la descomposición oxidativa y microbiana. El secuestro más significativo es el que se produce por debajo de los 30 cm.

 

Producción de cultivos

Una maquinaria cada vez más sofisticada y una plétora de «cides» han proporcionado los medios para que la población del planeta, en rápida expansión, cree un terreno desnudo en miles de millones de acres, reduciendo drásticamente la capacidad fotosintética global. A su vez, la reducción de los niveles de fotosíntesis ha dado lugar a una reducción del flujo de carbono al suelo, lo que ha tenido un impacto significativo en la función del suelo y del paisaje y en la productividad de las explotaciones.

El carbono orgánico retiene entre 4 y 20 veces su propio peso en agua. Esto significa que cuando los niveles de carbono se agotan, la capacidad de retención de agua del suelo se ve significativamente comprometida. La baja capacidad de retención de agua resulta en una estabilidad estructural deficiente cuando los suelos están húmedos y reduce el crecimiento de las plantas cuando los suelos están secos.

Uno de los hallazgos más significativos de los últimos años ha sido la mejora de la infiltración, la capacidad de retención de agua y la resistencia a la sequía cuando los barbechos desnudos han sido reemplazados por coberturas multiespecíficas. Esta mejora ha sido particularmente evidente en las regiones con menos precipitaciones y en los años secos.

 

1. La materia microbiana

Un sistema agrícola saludable es aquel que sustenta todas las formas de vida. Con demasiada frecuencia, muchas de las formas de vida del suelo se han considerado prescindibles. O, más correctamente, no han sido considerados en absoluto.

Cada vez se reconoce más la importancia del puente entre plantas y microbios para la transferencia y estabilización del carbono en el suelo. El microbioma del suelo se anuncia ahora como la próxima frontera en la investigación de la restauración del suelo.

Uno de los grupos más importantes de microbios dependientes de las plantas para la construcción del suelo son los hongos micorrícicos. Estos extraordinarios ingenieros del ecosistema tienen acceso al agua, protegen a sus huéspedes de plagas y enfermedades y transportan nutrientes como nitrógeno orgánico, fósforo, azufre, potasio, calcio, magnesio, hierro y oligoelementos esenciales como cobre, cobalto, zinc, molibdeno, manganeso y boro, todo a cambio de carbono líquido. Muchos de estos elementos son esenciales para la resistencia a las plagas y enfermedades y a los fenómenos climáticos extremos como la sequía, el encharcamiento y las heladas.

Cuando la simbiosis micorrícica funciona eficazmente, entre el 20 y el 60 por ciento del carbono fijado en las hojas verdes puede canalizarse directamente a las redes miceliales del suelo, donde una parte se combina con nitrógeno biológicamente fijado y se convierte en compuestos húmicos estables. Cuanto más profundo sea el perfil del suelo, mejor. Los polímeros húmicos formados por la biota del suelo dentro de la matriz del suelo mejoran la estructura del suelo, la porosidad, la capacidad de intercambio catiónico y el crecimiento de las plantas.

La función del suelo también está fuertemente influenciada por su estructura. Para que el suelo esté bien estructurado, debe ser vivo. La vida en el suelo proporciona los pegamentos y las encías que permiten que las partículas del suelo se adhieran en terrones del tamaño de un guisante llamados agregados. Los espacios entre los agregados permiten que la humedad se infiltre más fácilmente. La humedad absorbida en los agregados del suelo está protegida contra la evaporación, lo que permite que el suelo permanezca húmedo durante más tiempo después de la lluvia o el riego. Esto mejora la productividad y los beneficios de la explotación.

Los suelos bien estructurados también son menos propensos a la erosión y a la compactación, y funcionan más eficazmente como biofiltros.

Lamentablemente, muchos de los microbios importantes para el funcionamiento del suelo han desaparecido en acción. ¿Podemos recuperarlos? Algunos productores han logrado grandes mejoras en la salud del suelo en un tiempo relativamente corto. ¿Qué hacen estos agricultores de manera diferente? Se diversifican.

 

2. La diversidad es indispensable

Cada planta exuda su propia mezcla única de azúcares, enzimas, fenoles, aminoácidos, ácidos nucleicos, auxinas, giberelinas y otros compuestos biológicos, muchos de los cuales actúan como señales para los microbios del suelo. Los exudados radiculares varían continuamente con el tiempo, dependiendo de las necesidades inmediatas de la planta. Cuanto mayor sea la diversidad de plantas, mayor será la diversidad de microbios y más robusto será el ecosistema del suelo.

La creencia de que los monocultivos y los sistemas de manejo intensivo son más rentables que los diversos sistemas biológicos no se sostiene en la práctica. Los monocultivos deben estar respaldados por niveles altos y a menudo crecientes de fertilizantes, fungicidas, insecticidas y otros productos químicos que inhiben la actividad biológica del suelo. El resultado es un gasto aún mayor en agroquímicos en un intento de controlar las plagas, las malezas, las enfermedades y los problemas de fertilidad que se producen.

Los pastizales naturales que alguna vez cubrieron vastas extensiones de los continentes australiano, norteamericano, sudamericano y del África subsahariana, además de las «praderas» de Europa, contenían varios cientos de tipos diferentes de pastos y forbados. Estas diversas praderas y praderas eran extremadamente productivas antes de la simplificación mediante el sobrepastoreo y/o el cultivo.

Los agricultores innovadores están experimentando con hasta 70 especies de plantas diferentes para ver qué combinaciones funcionan mejor para la restauración del suelo. Algunos productores de granos y hortalizas están reservando hasta el 50 por ciento de su área de cultivos comerciales para imprimaciones de suelos de diversas especies. Ellos creen que los beneficios superan con creces los costos. Se ha informado de que dos temporadas completas de una cobertura multiespecífica pueden hacer milagros en términos de salud del suelo. Las mezclas de guisantes con canola, trébol o lentejas con trigo, soja y/o arveja con maíz, y alforfón y/o guisantes con patatas son cada vez más comunes.

La integración de los animales en las tierras de cultivo también puede ser muy beneficiosa. Sin embargo, esto no tiene por qué ser complicado. Algo tan simple como incluir a uno o dos compañeros con un cultivo comercial puede hacer una gran diferencia.

Además de mejorar la función del suelo, las plantas acompañantes proporcionan hábitat y alimento a los depredadores de insectos. Investigaciones recientes han demostrado que a medida que aumenta la diversidad de insectos en los cultivos y pastos, la incidencia de plagas de insectos disminuye, lo que reduce la necesidad de insecticidas.

Un aspecto de la estructura de la comunidad vegetal que está atrayendo cada vez más la atención de la investigación es la presencia de «redes micorrícicas comunes» (CMN) en diversos pastos, cultivos y huertos.

Se ha descubierto que las plantas de las comunidades se ayudan entre sí uniéndose en vastas superautopistas subterráneas a través de las cuales pueden intercambiar carbono, agua y nutrientes. Los CMN aumentan la resistencia de las plantas a las plagas y enfermedades, aumentan el vigor de las plantas y mejoran la salud del suelo.

En mis viajes he visto muchos ejemplos de monocultivos que han sufrido un severo estrés hídrico, mientras que diversos cultivos multiespecíficos junto a ellos han permanecido verdes (ver foto arriba).

En las plantaciones de especies mixtas, los pastos de estación cálida (como el sorgo y el maíz) son los «dadores» más generosos a las reservas de carbono del suelo, mientras que las plantas de hoja ancha son las que más se benefician de la mayor disponibilidad de nutrientes. En los sistemas de producción ganadera, los problemas de sanidad animal relacionados con la falta de diversidad vegetal (y, por lo tanto, de nutrición animal) pueden a menudo significar la diferencia entre los beneficios y las pérdidas.

 

El uso de productos químicos puede ser peligroso

Los suelos vivos pueden mejorar significativamente el ciclo de los minerales. Los investigadores han demostrado, por ejemplo, que los hongos micorrícicos pueden suministrar hasta el 90 por ciento de las necesidades de nitrógeno (N) y fósforo (P) de las plantas. Además de incluir acompañantes y coberturas multiespecíficas en las rotaciones de cultivos, el mantenimiento de un suelo vivo a menudo requiere reducir la aplicación de fertilizantes sintéticos de alto análisis y otros productos químicos.

Los suelos vivos pueden mejorar significativamente el ciclo de los minerales.
El beneficio es la diferencia entre gastos e ingresos. En los años venideros quizá nos preguntemos por qué llevó tanto tiempo darse cuenta de la inutilidad de intentar cultivar en suelos disfuncionales, apoyándose únicamente en insumos sintéticos cada vez más caros.

Ninguna cantidad de fertilizante NPK puede compensar la compactación del suelo sin vida, con baja humectabilidad y baja capacidad de retención de agua. De hecho, añadir más fertilizante químico a menudo empeora las cosas. Esto es particularmente cierto para el N y el P inorgánicos.

Una consecuencia a menudo pasada por alto de la aplicación de altas tasas de N y P es que las plantas ya no necesitan canalizar el carbono líquido a las comunidades microbianas del suelo para obtener estos elementos esenciales. La reducción del flujo de carbono tiene un impacto negativo en la agregación del suelo y limita la energía disponible para los microbios involucrados en la adquisición de minerales y oligoelementos importantes. Esto aumenta la susceptibilidad de las plantas a las plagas y enfermedades.

Nitrógeno inorgánico

El uso de fertilizantes N de alto análisis supone un coste significativo tanto para los agricultores como para el medio ambiente. Sólo entre el 10 y el 40 por ciento es absorbido por las plantas, lo que significa que entre el 60 y el 90 por ciento del N aplicado se pierde a través de una combinación de volatilización y lixiviación.

A menudo se asume que el nitrógeno sólo proviene de fertilizantes o leguminosas. Pero todas las plantas verdes son capaces de crecer en asociación con microbios fijadores de nitrógeno. Incluso cuando se aplica fertilizante N, las plantas obtienen gran parte de su N de asociaciones microbianas.

Los agricultores que experimentan con técnicas de agricultura verde durante un año están descubriendo que sus suelos desarrollan la capacidad innata de fijar el nitrógeno atmosférico. Sin embargo, si se han usado altas tasas de fertilizante N durante mucho tiempo, es importante dejar de usar N lentamente, ya que las bacterias fijadoras de nitrógeno que viven libremente requieren tiempo para restablecerse.

Otra de las muchas consecuencias no deseadas del uso de fertilizantes nitrogenados es la producción de óxido nitroso en suelos encharcados y/o compactados. El óxido nitroso es un gas de efecto invernadero con casi 300 veces el potencial de calentamiento global del dióxido de carbono.

 

Fósforo inorgánico

La aplicación de grandes cantidades de P soluble en agua, que se encuentra en fertilizantes como MAP, DAP y superfosfato, inhibe la producción de estrigolactona, una importante hormona vegetal. Strigolactone aumenta el crecimiento de la raíz, el desarrollo del vello de la raíz, y la colonización por hongos micorrícicos, permitiendo a las plantas un mejor acceso al fósforo que ya está en el suelo. Las consecuencias a largo plazo de la inhibición de la estrigolactona incluyen la desestabilización de los agregados del suelo, el aumento de la compactación del suelo y la deficiencia de minerales (por ejemplo, bajo contenido de selenio) en plantas y animales.

Además de tener efectos adversos sobre la estructura del suelo y la densidad de nutrientes de los alimentos, la aplicación de fósforo inorgánico soluble en agua es altamente ineficiente. Al menos el 80 por ciento del P aplicado se adsorbe rápidamente a los óxidos de aluminio y hierro y/o forma fosfatos de calcio, aluminio o hierro. En ausencia de actividad microbiana, estas formas de P no están disponibles en las plantas.

Es ampliamente reconocido que sólo entre el 10 y el 15 por ciento del fertilizante P es absorbido por los cultivos y los pastos en el año de aplicación. Si se ha aplicado fertilizante P durante los 10 años anteriores, habrá suficiente P para los próximos 100 años, independientemente de la cantidad de fertilizante que había en el suelo antes. En lugar de aplicar más P, es más económico activar los microbios del suelo para acceder al P que ya existe.

Los hongos micorrícicos son extremadamente importantes para aumentar la disponibilidad del suelo P. Su abundancia puede mejorarse significativamente a través de los cultivos de cobertura, la diversidad y el manejo apropiado del pastoreo.

Evitar la labranza agresiva

La labranza puede proporcionar una solución rápida a los problemas de suelo creados por la falta de una cubierta viva profundamente arraigada. Sin embargo, la labranza repetida y/o agresiva aumenta la susceptibilidad del suelo a la erosión. También agota el carbono del suelo y el nitrógeno orgánico, mineraliza rápidamente los nutrientes del suelo (lo que resulta en una descarga a corto plazo pero a largo plazo), y es altamente perjudicial para los microbios benéficos que construyen el suelo, como los hongos micorrícicos y los invertebrados clave como las lombrices de tierra.

El aumento de la oxidación de la materia orgánica en el suelo desnudo procedente de la labranza, junto con la reducción de la capacidad fotosintética, no sólo añade dióxido de carbono a la atmósfera, sino que también puede contribuir a la disminución de los niveles de oxígeno atmosférico.

 

CONCLUSIÓN

Todos los productores de alimentos y fibras -ya sean granos, carne, leche, cordero, lana, algodón, azúcar, nueces, frutas, verduras, flores, heno, ensilado o madera- son, ante todo, agricultores ligeros.

Desde la Revolución Industrial, las actividades humanas han resultado tristemente en una capacidad fotosintética significativamente menor debido a la reducción del área de cubierta vegetal en la superficie de la Tierra. La actividad humana también ha impactado la tasa de fotosíntesis de la cubierta vegetal que queda.

Nuestro papel, en la comunidad de seres vivos de la que formamos parte, es garantizar que la forma en que gestionamos las plantas verdes se traduzca en la mayor cantidad posible de energía luminosa que se transfiere a la batería del suelo y se mantiene en ella como carbono estable del suelo. El aumento del nivel de carbono en el suelo mejora la productividad agrícola, restablece el funcionamiento del paisaje, reduce el impacto de las emisiones antropogénicas y aumenta la resistencia a la variabilidad climática.

No se trata tanto de la cantidad de carbono que puede ser secuestrado por cualquier método en cualquier lugar en particular, sino más bien de la cantidad de carbono que está secuestrando el suelo. Si todas las tierras agrícolas, ajardinadas y públicas fueran un sumidero neto de carbono, podríamos reducir fácilmente suficiente CO2 para contrarrestar las emisiones de la quema de combustibles fósiles.

Todo el mundo se beneficia cuando los suelos son un sumidero neto de carbono. A través de nuestras elecciones de alimentos y prácticas agrícolas y de jardinería, todos tenemos la oportunidad de influir en la forma en que se maneja el suelo. La agricultura rentable, los alimentos ricos en nutrientes, el agua limpia y las comunidades vibrantes pueden ser nuestras… si eso es lo que elegimos.

Envía tu nota de prensa

    Deja tu comentario

    Your email address will not be published.*

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies