Menú

Publica tus artículos en PARQUE EMPRESARIAL y gana visibilidad

Ecografías: procedimiento, principios y tipos ¿Cuándo hacerla?

Ecografías: procedimiento, principios y tipos ¿cuándo hacerla?
- 3 minutos de lectura -

Definición y principios: ¿Qué es una ecografía?

La ecografía es un examen clave en la detección y seguimiento de anomalías, enfermedades y durante el embarazo.

VINNO, empresa especializada en la venta de ecógrafos nos explica en que consiste este método de detección.

La ecografía es un examen médico indoloro que utiliza una sonda que emite ondas sonoras de alta frecuencia (ultrasonidos) para visualizar los órganos, los vasos y el feto durante el embarazo. Este examen lo realiza un radiólogo.


Ecografía hipoecoica o hiperecoica

Una zona hipoecoica es una zona que emite ondas débiles y aparecen en la pantalla de la ecografía como zonas oscuras.

Por el contrario, una zona hiperecogénica es aquella en la que las ondas emitidas son fuertes y aparecen claramente en la pantalla de la ecografía.

Ecografía hipoecoica o hiperecoica


Ecografía abdominal

La ecografía abdominal es una prueba médica de imagen que permite visualizar los órganos situados en el abdomen. Generalmente se indica con fines de diagnóstico para poner de manifiesto una patología o una anomalía.

Con la ecografía es posible obtener imágenes del hígado, el páncreas, los riñones, el bazo y la aorta. Las patologías que se buscan son un tumor benigno, cirrosis, cálculos biliares, cáncer, quistes, etc.

La ecografía del hígado permite, por ejemplo, identificar o controlar una lesión progresiva del hígado o de los conductos biliares situados en este órgano.

Hay muchas razones para realizar una ecografía abdominal, como «una apendicitis, un embarazo ectópico, una inflamación del colon o del intestino delgado, una infección o un absceso de las trompas de Falopio, un quiste en los ovarios, etc.»


Ecografía pélvica

La ecografía pélvica se centra en la zona pélvica para buscar tumores o infecciones, para explorar un síndrome inflamatorio o una causa de infertilidad.

En los hombres, la ecografía pélvica se utiliza para obtener imágenes de la próstata o la vejiga y del resto del tracto urinario.

La ecografía prostática se realiza introduciendo la sonda en el recto, sabiendo que las molestias son similares a las del tacto rectal. Sin embargo, dado que este examen es invasivo e incómodo, la ecografía endorectal se está sustituyendo cada vez más por la ecografía abdominal, que permite una buena exploración de la próstata, y posteriormente se puede utilizar un complemento de la resonancia magnética.

En las mujeres, también permite visualizar la vejiga y las vías urinarias, así como los órganos genitales, como el útero, los ovarios y las trompas de Falopio. Dado que es completamente inofensivo para el individuo o el feto, también se utiliza en mujeres embarazadas para controlar la evolución del embarazo.

Ten en cuenta que la ecografía pélvica en la mujer puede incluir dos tipos de examen:

  • Ecografía clásica
  • Ecografía endovaginal, que permite ver mejor el cuello del útero, el útero y los ovarios. Esto requiere la inserción (no dolorosa) de la sonda en la pared vaginal.

Ecografía mamaria

La ecografía es también el examen de referencia para la detección de tumores de mama. Esto se denomina ecografía mamaria, a menudo se realiza además de una mamografía, para ver la naturaleza líquida o sólida de los nódulos palpados o descubiertos en la mamografía.


Ecografía endovaginal

La ecografía endovaginal es una técnica de imagen médica que explora el útero y los ovarios. Está indicado para ciertas mujeres que experimentan sangrado o dolor en la zona pélvica (pelvis).

Por ejemplo, puede revelar un quiste o un tumor (mioma). Se introduce una sonda con una micro cámara en la vagina y las imágenes se reproducen en una pantalla. Con esta técnica, es posible controlar la evolución de un embarazo en una fase temprana y comprobar la frecuencia cardíaca del feto.

La ecografía endovaginal se realiza a veces durante una intervención quirúrgica delicada o en el contexto de la fecundación in vitro.


La ecografía durante el embarazo

Durante el embarazo, la mujer debe someterse a tres ecografías obligatorias.

  • La primera ecografía se llama ecografía de datación (recomendada a las 12 semanas de amenorrea, o a las 10 semanas de embarazo).
  • La segunda ecografía, denominada ecografía morfológica, se realiza entre la semana 22 y la 24 de amenorrea (es decir, entre la semana 20 y la 22 de embarazo) y permite analizar detalladamente la anatomía del feto, controlar su crecimiento y descubrir el sexo del bebé.
  • La tercera ecografía, denominada ecografía de crecimiento, se realiza entre las semanas 32 y 34 de amenorrea (es decir, entre la semana 30 y 32 de embarazo) y sirve para detectar cualquier malformación no identificada previamente y para determinar la posición del bebé en el útero.

La ecografía durante el embarazo

Se recomiendan tres ecografías para las mujeres embarazadas en cada trimestre del embarazo. Permiten seguir la evolución y el buen desarrollo del futuro bebé a lo largo de estos nueve meses.


Preparación para una ecografía

Algunas ecografías se realizan en condiciones particulares. Así, para determinadas ecografías pélvicas, se pide a la paciente que acuda a la ecografía con la vejiga llena, para una mejor visualización en la pantalla de las paredes cubiertas por la sonda.

Para las demás, no es necesaria ninguna preparación y no hay necesidad de ayunar.


Procedimiento para una ecografía

El examen dura entre 15 y 30 minutos, dependiendo de las zonas exploradas, de las indicaciones originales y de cualquier examen adicional (como una biopsia).

En concreto, el paciente se tumba en una cama y se le aplica un gel frío en la piel frente a las zonas que se van a explorar. A continuación, el ecografista desplaza una sonda sobre la zona a examinar. Emite ultrasonidos y recibe la señal después de atravesar el tejido. Una imagen se devuelve en tiempo real, después de procesar la señal, en una pantalla de control.

Durante la exploración, el ecografista puede dar diferentes instrucciones al paciente: ponerse de lado, inspirar o espirar profundamente, bloquear la respiración.

Por último, para una exploración más precisa de determinados órganos (vejiga, próstata, ovarios, útero) la sonda puede introducirse en los canales naturales, como la vagina. Durante la ecografía, el radiólogo toma fotografías de las zonas estudiadas para evaluar el diagnóstico.

    Deja tu comentario

    Your email address will not be published.*

    diecisiete + dos =

    Publica tus artículos en PARQUE EMPRESARIAL y gana visibilidad

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies