Menú

Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo

El gas licuado se convierte en la alternativa energética de los alojamientos rurales en España

/COMUNICAE/

Los alojamientos rurales en España se han convertido en una opción turística muy demandada. Fruto de este éxito han aumentado los alojamientos turísticos que requieren de energías limpias y eficientes para el funcionamiento de su negocio. Estudios comprueban que este tipo de gas licuado es una de las opciones más económicas, eficientes y respetuosas con el medio ambiente


España es uno de los destinos turísticos más versátiles y con más demanda del mundo. A pesar de que, en muchas ocasiones, el principal atractivo por el que se deciden los turistas al elegir España como destino es el sol y playa, cada vez más, el turismo rural se ha convertido en la opción favorita, tanto para turistas domésticos como extranjeros.

Las escapadas a casas, hoteles o alojamientos rurales nunca han pasado de moda en España, desde 2014 que experimentaron un boom, se han afianzado en una opción turística muy demandada hasta superar los cuatro millones de turistas en 2018. Sin embargo, la puesta en marcha o mantenimiento de estos alojamientos suele ser más costoso y cuenta con dificultades que alojamientos en el centro de la ciudad no tendrían. Entre ellas, por ejemplo, ¿qué alternativa energética pueden usar si están fuera de la red habitual de canalización de gas? En este punto es dónde Primagas, empresa suministradora de energía y filial española del holding SHV Energy líder mundial en distribución de gas licuado, propone mejorar la eficiencia energética con una solución eficiente y más limpia como el gas licuado en estos núcleos rurales.

A menudo los negocios situados en zonas rurales fuera de la red de canalización gas, consumen combustibles más contaminantes para dar respuesta a sus necesidades. Por ello, empresas como Primagas proponen como respuesta alternativa energética el gas licuado, una solución energética menos nociva que otros combustibles que afectan negativamente en la salud de las personas y su entorno dado el impacto negativo que tienen en la calidad del aire. Es el caso de combustibles sólidos como el gasóleo. Esto no ocurre con el gas licuado, dado que su emisión de partículas es casi nula.

En épocas como el verano en pleno auge turístico cuándo el consumo de energía aumenta exponencialmente, son cada vez más los establecimientos que apuestan por el gas, especialmente, en zonas rurales. Al tratarse de una energía complementaria de las renovables, por ejemplo, de la solar térmica y dado que su alcance llega a cualquier punto de nuestro país independientemente de su situación geográfica, se ha convertido en la solución energética perfecta para muchos establecimientos rurales.

Teniendo en cuenta el contexto en el que se encuentra España en referencia a la calidad del aire, con varios toques de atención por parte de Bruselas para tomar medidas urgentes que mejoren el aire que se respira; se debe empezar a trabajar para mejorarlo. Especialmente, en zonas que siguen usando combustibles más contaminantes para ir hacia alternativas energéticas mucho más limpias y eficientes, como el gas licuado.

Fuente Comunicae

Envía tu nota de prensa